Tao Te Ching, verso XXV


Hay algo sin forma y perfecto, que existía antes que el universo naciera.
Es sereno. Vacío. Solitatio. Inmutable. Infinito. Eternamente presente.
Es la madre del universo. A falta de un mejor nombre, lo llamo Tao.

Fluye a través de todo, dentro y fuera de todo, y al origen de todo retorna.

El Tao es grande. El universo es grande. La tierra es grande. El hombre es grande.
Estos son los cuatro grandes poderes.

El hombre sigue a la tierra. La tierra sigue al universo. El universo sigue al Tao.
El Tao se sigue a sí mismo.

Tao Te King. Lao-Tse. Capítulo XXV