LA EMERGENCIA DE UNA NUEVA MENTE EN UN MUNDO GLOBALIZADO


Reflexiones sobre el ensayo de Frederic Munné, “De la globalización del mundo a la globalización de la mente.” . Ver en  http://lodel.irevues.inist.fr/cahierspsychologiepolitique/index.php?id=170 .

LA HIPERCOMPLEJIDAD DEL MUNDO GLOBALIZADO

¿Por qué comprender la globalización requiere un modelo con una dinámica caótica? Por caos se entiende aquí el comportamiento de un sistema hipersensible a las variaciones, por pequeñas que estas sean. Un sistema así implica una paradoja: es determinista, dado que puede ser formulado por un sistema de ecuaciones diferenciales no lineales (si es matematizable), pero es indeterminista porque tiene varios resultados posibles o sea que a priori es impredecible el resultado final. En términos de desarrollo, el tiempo o la historia del sistema tiene una flecha, pero la ruta de la misma no puede saberse con antelación, ya que resulta de bifurcaciones sucesivas. Y se sabe desde hace años que éstas constituyen la ruta que conduce al caos, a través de un proceso denominado duplicación de períodos. (Prigogine, 1997ª ; May , 1976)

La paradoja citada significa que en el caos subyace un patrón de conducta (llamados atractores extraños), patrón que no sólo no impide la libertad de acción del sistema sino que la hace posible, debido a la no linealidad del sistema. La dinámica caótica se ha comprobado en campos tan diversos como la meteorología, la genética de las poblaciones, la arqueología, la economía, la medicina, la psicología… El sentido de esa dinámica es que no se está ante un desorden sino al revés, ante la génesis de un orden mediante procesos auto-organizativos.

El mundo globalizado potencia las dinámicas caóticas y con ello los procesos de auto-organización en el comportamiento humano.

LA EMERGENCIA DE UNA NUEVA MENTE EN UN MUNDO GLOBALIZADO

En principio, la globalización conduce al triunfo, más o menos violento, del pensamiento único. Se diferencia la “globalización”, como hecho que afecta al mercado, la tecnología, el turismo y la información, de la “universalización”, referida al ámbito de los derechos humanos y más específicamente a la libertad, la cultura y la democracia.

La superación sólo es posible mediante una confrontación entre lo global y lo singular, en la que las singularidades se auto-presenten, no como un contra-pensamiento único alternativo al sistema, sino como un orden simbólico diferente.

Si un pensamiento único ha de ser impuesto, el mismo no es viable sin un control. A medida que la sociedad se vuelve más compleja, un control total de la misma es insostenible.

Sí, en cambio, es previsible la emergencia de un pensamiento global, entendido como una remodelación de nuestra mente ante la necesidad de dar respuestas, cada vez más omni-comprensivas del escenario que genera la creciente hipercomplejidad del mundo.

En cierto modo, esa remodelación ya se ha iniciado.

Para entender ese proceso hay que tener en cuenta los desfases del mismo. En un sistema social moderno la cultura material (inventos, tecnología, etc.) y la cultura inmaterial (ideas, creencias, etc.) no evolucionan al mismo ritmo sino que aquélla tiende a avanzarse a ésta . Hoy estamos en la primera fase de la globalización dominada por el avance tecnológico. Apenas hemos entrado, pues, en el cambio de la cultura inmaterial.

La mente, producto de la evolución biológica y cultural, ha ido transformando las condiciones particulares de vida con actividades, interacciones y herramientas culturales, desde los jeroglíficos hasta Internet, lo cual a su vez transforma nuestra forma de percibir, entender y explicar las cosas. La globalización es un paso más allá: potencia esa transformación porque impulsa a la mente a funcionar emocional y cognitivamente de un modo diferente, por no decir inverso, al dominante desde la emergencia del pensamiento griego. En vez de simplificar la realidad, ahora necesita aprehenderla en su complejidad.

La globalización afecta potencialmente a cualquier ser humano de cualquier país. Y si todo afecta a todos, legitima y responsabiliza a cada ser humano para intervenir en el proceso, sin exclusión alguna, para tomar conciencia.

REFLEXION FINAL

Explicar una situación desde abajo en vez de desde arriba no es una simple inversión argumental. Puede resultar subversivo. Y la subversión mental es necesaria, es nada mas y nada menos que el atractor del fractal que posibilita la génesis de un nuevo orden mediante procesos auto-organizativos.