Mary Shelley’s Frankenstein (1994)

Esto sucede cuando uno no se amiga con su propia sombra,
sino que trata de escapar de ella,
y así,  “suicida” a su propia alma.

 

 

Mary Shelley’s Frankenstein (1994)