La fortaleza del samurai con la fineza de la geisha


“Verdadero maestro del hara, Ohashi cautiva a la hora de realizar demostraciones como terapeuta de shiatsu. Sin el menor esfuerzo físico maneja cuerpos mucho más pesados y voluminosos que el propio, se mueve con tal fluidez y agilidad que cuesta creer que de verdad tiene más de sesenta años y quienes tuvieron la suerte de pasar por sus manos conocen la profundidad y la delicadeza de su toque. Como lo dijo Masunaga, su propio maestro, el creador del zen shiatsu, al definir las cualidades ideales del terapeuta de shiatsu, integra la fortaleza del samurai con la fineza de la geisha.”