Caso Vildoza : O cómo siguen operando hoy los prófugos de la Justicia


El marino Jorge Vildoza fué uno de los lugartenientes de Emilio Eduardo Massera, jefe de la Armada Argentina en la última dictadura militar (1978-1983). Vildoza lleva veintitrés años prófugo, si bien vive la mayor parte dentro del territorio nacional argentino gracias a una red de soporte de documentacion apócrifa y del flujo de dinero de los Casinos que regentea, Casinos que armó gracias al dinero que robó a las personas que torturó y mató. Ese robo de bienes es una causa paralela a la causa ESMA, donde se investiga cómo se dividieron el dinero los marinos alrededor de Massera.
El abogado Oscar Beccaluva cuenta cómo son los negocios en el juego del prófugo , y la manera en que colaboró para que accediera a que su hijo apropiado se presentara a la Justicia. Si bien la nota completa la pueden leer en Página/12, recorte el último párrafo, para evidenciar cómo captan personas para ayudarlos en su red delictiva, y luego los eliminan . Obviamente este relato sale a la luz porque a este abogado no le pagaron sus trabajos. Que se haga Justicia.

–¿Cuándo vio a Vildoza por última vez?
–La última vez que vi al viejo Vildoza me amenazó. Me dijo: “Rata de mierda, te voy a hacer desaparecer”, porque yo le dije: “Pagame, pagame. De alguna forma, yo me voy a cobrar esto. Esto no me asusta, a mí me pueden dañar, es cierto, pero tampoco me asusta porque me voy a enfrentar”. Entonces se calentó. Me dijo: “Rata de mierda, te voy a hacer desaparecer”. Y esto fue allá por mayo del 2002. No sé si el 1° o 2 de mayo. No lo vi nunca más. Porque, ¿qué es lo que pasa? –se pone a pensar, sentado, la mirada fija en el vidrio–: Te utilizan y después te eliminan, ése es el plan de ellos. Primero dicen ‘te necesitamos’ y en este afán de trabajar vos te metés a hacer las cosas, después vienen por vos, para poder ir eliminando rastros. Creyeron que me iban a hacer cejar con las amenazas. Uno de los abogados conocidos en Tierra del Fuego me dijo: “ ¿vos estás loco?”. “Pero por qué me voy a asustar”, le dije. Al gordo después lo persiguieron allá. Esto es así: son “vil” de Vildoza. Vildoza viene del conjunto de cosas “viles”, ése es el origen de la palabra, eso es así.