El desarme unilateral de Argentina : Puntos a reflexionar

A colación de una publicación de un experto cipayo en política exterior, como el Sr. Escudé, educado en la muy norteamericana Universidad de Yale, y ex funcionario de la cancillería argentina en épocas del peor neoliberalismo del ex Presidente Menem, traigo a colación el resumen de sus palabras. Allá por los ’90 , este señor barbudo y regordete, le proponía al propio Menem que Argentina debía desmilitarizarse unilateralmente . Hoy, 15 años despues y con un signo político opuesto en el ejercicio del poder, este mismo señor dice exactamente lo contrario.

Así las cosas, vemos que la realpolitik es la orden del día, y que las tesis geopolíticas son solo eso, depende de quien gobierne y que amo te pague ….

Copio el resumen del paper , luego mi reflexión:

” Es en función de estas consideraciones que la Argentina ha podido apostar a la 
paz desarmada, a pesar del armamentismo de sus vecinos. En América latina, tanto las 
hipótesis de conflicto como las carreras armamentistas tradicionalmente tuvieron más 
funciones internas que externas. Han contribuido a consolidar el viejo papel de las 
corporaciones militares en la política nacional. La ficción de estar rodeados de 
enemigos, casi siempre desmentida por la escasez relativa de guerras, sirvió para 
justificar grandes presupuestos militares, que a su vez empobrecieron a las 
ciudadanías.  Después de la re-democratización alcanzada a fines de 1983, los militares 
argentinos perdieron el poder interno necesario para imponerle ese costo a la 
sociedad. Y con la crisis de 2001-2002, aceptar tales costos se convirtió en moral y 
políticamente inaceptable.  


 La Argentina optó entonces por:  
  1. Consolidar su alianza con sus vecinos sudamericanos;  
  2. Aumentar la medida de su cooperación con el Consejo de Seguridad de las 
Naciones Unidas en cuestiones cruciales para la paz mundial, como la no 
proliferación nuclear y la lucha contra el terrorismo, y 
  3. Apostar al desarme unilateral, para canalizar más recursos hacia políticas 
sociales progresistas, y así paliar la catástrofe económica y social generada por 
el neoliberalismo de la década precedente.

  Aunque el tercero de estos elementos, el desarme unilateral, haya sido 
impuesto por las circunstancias de la crisis, esta arquitectura de tres dimensiones 
conforma una estrategia intencional. No es por casualidad que el desarme viene 
acompañado por la consolidación de alianzas.  ” 

Ojalá entonces que independientemente de liberales, neoliberales, marxistas, comunistas y simplemente cipayos pagos (que teorizan y contra-teorizan como si fuéramos un laboratorio de ratas) podamos gozar de prosperidad social, política y económica en nuestra Latinoamérica, por elección política propia, en alianzas internas que son el preámbulo de una gran nación latinoamericana, como con alianzas externas . Y no gastar recursos en armas compradas en Europa, Rusia, EE.UU. con motivos de elucubraciones importadas, sino desarrollar nuestras propia política defensiva con toda la ley internacional y la diplomacia necesaria. Y con industria local necesaria contra los verdaderos enemigos extra continentales.

George-Bush-Presidente-de-EE.UU_.-Casa-Blanca-1991