Entrevista a Florinda Donner Grau

Entrevista a Florinda Donner-Grau, Revista Dimension, Feb 1992. Conversación con Alexander Blair-Ewart.



Florinda Donner es una antigua colega y compañera de viajes de ensueño de Carlos Castaneda y la aclamada autora de “El Ensueño de la bruja” y “Shabono”. Su último libro “Ser en el ensueño: Una Iniciación en el Mundo de los Hechiceros”, un recuento autobiográfico de su parada, a veces involuntaria y a menudo una iniciación desconcertan-te en los trabajos de ser en el ensueño, ha sido publicado recientemente y estará disponible en Canadá, en Primavera. Antropóloga y hechicera, Florinda Donner vive en Los Angeles, California y Sonora, México.

ALEJANDRO BLAIR-EWART: Bien, al principio del libro, usted hable sobre cómo se inserta dentro de en un mito viviente. Puede usted hablar sobre esa mitología?

FLORINDA DONNER: Es un mito viviente. Bueno, el mito del Nagual es un mito, pero un mito que es revivido una y otra vez. Vea, el mito que existe es el mito de que hay un Nagual y que tiene su tropa de personas, aprendices, hechiceros. Realmente yo no soy aprendiz de Don Juan. Yo era una aprendiz de Castaneda quien era un aprendiz de Don Juan. Yo soy una de las ‘hermanas” quienes realmente eran de las mujeres de Florinda, y ella me dio su nombre. Así que, en ese sentido, es un mito que existe. A ellas no les importaba que yo las llamara brujas. No tenía ninguna connotación negativa para ellas. Desde el punto de vista occidental, la idea de un brujo, o una bruja, siempre tiene una connotación negativa. No les podía importar menos, porque para estas personas, la cualidad abstracta de la brujería [sic] anulaba automáticamente cualquier connotación positiva o negativa del término. Somos simios en un nivel, pero tenemos este otro lado mágico. En ese sentido nosotros revivimos un mito.

ABE: Así que el mito del Nagual es que hay un linaje irrompible desde los antiguos Toltecas directamente hasta los tiempos modernos. Me pregunto si yo puedo conseguir que usted hable acerca de lo que el patrón del mito realmente es.

FLORINDA D: Bueno, no existe ningún patrón del mito. Es por eso que la cosa entera es tan desconcertante y tan difícil. Cuando primero quedé involucrada con estas personas mi demanda principal, mi aberración principal, como vine a llamarlo después, era que quería tener algunas reglas y regulaciones sobre qué demonios tenía que hacer. No había ninguna. No hay ningún mapa. Porque cada nuevo grupo tiene que encontrar su propia manera de tratar con esta idea de intentar romper las barreras de percepción. La única manera en que podemos romper las barreras de la percepción, según Don Juan, es que necesitamos energía. Toda nuestra energía ya se despliega en el mundo para presentar la idea de ego – lo que somos, como quiénes queremos ser percibidos, cómo otras personas nos perciben. Don Juan dice que el 90% de nuestra energía se despliega haciendo eso, y nada nuevo puede venir a nosotros. No hay nada que se abra a nosotros porque, no importa cuán “sin egos” seamos, o pretendamos ser, o queramos creer que somos, no es así. Incluso, digamos, las personas “ilustradas” o gurúes que me he encontrado -una vez Carlos Castaneda andaba
tratando de encontrar gurú -; el ego de esas personas era tan gigantesco en cómo quisieron ser percibidos en el mundo. Y eso es, según Don Juan, exactamente lo que nos mata. Ya nada está abierto a nosotros.

ABE: A un Nagual real, un vidente real no le importaría particularmente cómo el mundo lo percibe, ¿no es así?

FLORINDA D: No, no les importa. Pero todavía tienen que combatirlo. Castaneda ha estado en eso durante treinta años. Y yo durante más de veinte, y es continuo; no se detiene.

ABE: ¿Cuál es la naturaleza de la batalla? Porque usted usa el lenguaje del guerrero. ¿Cuál es la naturaleza de la batalla? ¿Qué es eso que está combatiendo?

FLORINDA D: El ego.

ABE: El ego.

FLORINDA D: Ni siquiera es el ego; es una idea del ego, porque si realmente tuviéramos el ego bajo la superficie no sabríamos lo que es. Y es posible cortar esta idea, esta idea ampulosa que tenemos del ego. Porque si es una idea negativa o una idea positiva, no importa en realidad. La energía empleada para sostener esa idea es la misma.

ABE: Hay tremendo énfasis en esta tradición de conquistar lo que es llamado importancia. personal

FLORINDA D: Importancia personal, exactamente. Ésa es la batalla principal. Apagar nuestro diálogo interno. Porque aun cuando nos aislemos en alguna parte, todavía estamos hablando constantemente con nosotros. Ese diálogo interno nunca se detiene. ¿Y qué hace el diálogo interno? Siempre se justifica, no importa qué. Repetimos cosas, eventos, lo que podríamos decir o podríamos tener o haber hecho, lo que sentimos o no sentimos. El énfasis siempre está en el yo. Constantemente estamos chorreando este mantra – yo …yo …yo, silenciosa o verbalmente.

ABE Entonces una apertura surge cuando…

FLORINDA D: …cuando se apaga ese diálogo interno. Automáticamente. No tenemos que hacer nada. Y la razón de que la gente rechacen a Castaneda como no verdadero es porque es demasiado simple. Pero su pura simplicidad la hace la cosa más dura que hay que hacer por nosotros. Hay cerca de seis personas en nuestro mundo comprometidas en el mismo propósito. Y la dificultad que todos nosotros tenemos es apagar totalmente ese diálogo interno. Está bien si no somos amenazados. Pero cuando ciertos botones son presionados, nuestras reacciones están tan inculcadas en nosotros que es tan fácil montarse en piloto automático. Vea, hay un gran ejercicio que Don Juan prescribe -la idea de la recapitulación. La idea es que usted recapitula su vida, básicamente. Y no es una recapitulación psicológica. Usted quiere traer de regreso la energía que dejó en todas las interacciones que ha tenido con personas a lo largo de su vida, y empieza por supuesto desde el momento presente y regresa en el tiempo. Pero si realmente hace una buena recapitulación, usted descubre que por el tiempo en que tenía tres o cuatro años de edad ya ha aprendido todas sus reacciones. Después nos volvemos más sofisticados, podemos esconderlas mejor, pero básicamente el modelo de cómo vamos a interactuar con el mundo y con nuestros semejantes ya ha sido establecido.

ABE Entonces aquí está la imagen, o la conciencia de un tipo de ser humano que viaja en un camino paralelo al mundo del Tonal, o el mundo de la persona, de la persona social. Este otro mundo, su otra apertura, es algo que aparentemente siempre ha estado allí.

FLORINDA D: Sí, siempre está allí. Está disponible a todos nosotros. Nadie quiere entrar en él, o la gente piensa que quiere penetrar en él, pero como Don Juan señaló, el buscador está envuelto en algo más, porque una persona que busca ya sabe lo que está buscando.

ABE: Sí, eso está claro.

FLORINDA D: La desilusión que muchas personas que son “buscadores” tienen con Castaneda es que, cuando él les habla, bueno, ellos ya han tomado una determinación de cómo deben ser las cosas. Y no están abiertos. Aun cuando están escuchando, no están abiertos a nada más, porque ya saben cómo debe ser, qué es lo que están buscando.

ABE: Mi versión de eso es que yo no estoy interesado en la autosuperación Estoy interesado en la auotorealización, pero no en la autosuperación, y no me interesa si lo que me vuelva en el proceso de recapitulación es o no algo bueno y espiritual y aceptable porque va a cortar elementos de locura, así como todo lo demás.

FLORINDA D: Exactamente.

ABE: Pero ésa es una idea profundamente perturbante para la mayoría de las personas.

FLORINDA D: Lo es, sí, definitivamente. Vea, nosotros creemos en esta idea de que somos básicamente seres energéticos. Don Juan decía que todo tiene que ver con cuánta energía tenemos. Nuestra energía para luchar, incluso combatir la idea del ego, requiere una enorme cantidad de energía. Y tomamos siempre el camino más fácil. Regresamos a lo que sabemos, incluso nosotros que estamos envueltos en esto hace tiempo. Sería mucho más fácil sólo decir, oh, al infierno con esto, usted sabe, Solo voy a autocompadecerme un poquito. Pero la cosa es, que ese momentico de compasión puede mandarlo directamente de regreso al punto cero otra vez.

ABE: Excepto para una cosa que ambos sabemos, Florinda, que es esta: que una vez que pasa cierto punto dentro de usted, si usted ha alcanzado ese silencio, creo, incluso por un momento, si es real…

FLORINDA D: … puede detenerlo. Exactamente. Pero para alcanzar ese momento de silencio usted necesita la energía. Usted puede detenerlo, lo que don Juan llama esa pausa momentánea, este centímetro cúbico de suerte, usted puede detenerlo inmediatamente.

ABE: Y una vez que eso pasa, usted nunca será la misma persona otra vez.

FLORINDA D: Absolutamente.

ABE: Y usted podría querer regresar a sus viejas maneras y complacerse, pero no puede sacar ninguna satisfacción de ellas.

FLORINDA D: Exactamente. No, usted no puede. No hay satisfacción.Eso es totalmente correcto. Yo pienso, si pudiéramos realmente alcanzar… digamos, que una masa crítica llegara a ese sentimiento o a ese conocimiento, podríamos cambiar cosas en el mundo. La
razón de que nada puede cambiar es que no estamos deseando cambiarnos a nosotros mismos, no importa si son doctrinas políticas o problemas económicos y sociales, ¿Cuál es el asunto con los bosques y el ambiente ahora? ¿Cómo podemos esperar que alguien cambie si no deseamos cambiarnos a nosotros mismos El cambio es falso; el cambio está reestructurando o repitiendo las piezas, pero no hay ningún cambio. Básicamente somos seres predatorios.. Eso no ha cambiado en nosotros. Pudiéramos usar esa energía predatoria para cambiar nuestro curso, pero no deseamos hacer el cambio en nosotros mismos.

ABE: Ahora, en el mito, el vidente individual y/o Nagual es seleccionado por la providencia, lo desconocido, lo inefable.

FLORINDA D: …realmente seleccionado. Carlos ha sido “tocado” energéticamente. Miremos nuestra configuración energética…. algunas personas son en esencia energéticamente diferentes. Ellos llaman a Carlos un Nagual de tres puntas; Don Juan era un Nagual de cuatro puntas. ¿Cuál es realmente la vinculación? Básicamente, ellos tienen más energía que el resto del grupo, y eso es algo muy curioso. ¿Por qué demonios él, o por qué, por ejemplo, siempre son los hombres Naguales? Tenemos mujeres Naguales en el linaje, pero los hombres tienen más energía, los que han sido seleccionados hasta ahora. Ellos no son mejores. Había personas en el mundo de don Juan que eran infinitamente más espirituales, mejor preparadas, mejores hombres de conocimiento en el sentido de que sabían más, y eso no representó ninguna diferencia. No es que sea más o menos que nadie. Es solo que tiene esa energía para guiar.

ABE: Y también puede dar alguna de esa energía a alguien, y darles un empujón.

FLORINDA D: Nosotros sacamos de esa energía, sí. No es que usted consiga esa energía, sino que él la tiene, si para nada más, al menos para no volverse a cualquier cosa que el mundo presente. Por ejemplo, en ese sentido, estar con Castaneda por mucho tiempo; las golosinas mundanas que se le han presentado a él son increíbles. Él nunca ha titubeado en su camino. Y yo, personalmente, podría decir ahora, que si hubiera sido puesta en esa posición por tantos años, sinceramente no podría decir que hubiera sido tan impecable. Y vea usted, tengo que reconocer eso, porque por supuesto lo peor que podemos hacer es intentar esconder ciertas cosas. Y para mí haber atestiguado el viaje de Castaneda, quiero decir, hubo increíbles cosas mundanas que se le presentaron que nunca tomó. Y usted ve, para eso se necesita energía. Ahí es donde la energía entra; ahí es cuando necesita que quien sea entonces el líder del grupo le señale ese camino. Porque si alguien más que no tiene la energía hubiera sido el Nagual, pudiera sucumbir.

ABE: ¿Puede sucumbir un Nagual y luego recuperarse?

FLORINDA D: No. no hay ninguna oportunidad.

ABE: ¿Cómo viene?

FLORINDA D: Remóntese al mito. El águila vuela en una línea recta. No se da la vuelta. Usted podría decir, bueno, tendrá que correr más duro detrás de ella. ¿Pero qué significa eso? Es una metáfora.

ABE: Entonces el Nagual trabaja de maneras diferentes para cumplir el desarrollo del mito.

FLORINDA D: Don Juan tenía más personas detrás de él. Energéticamente él tenía una masa más grande, así que él podría prácticamente arrojarlo a usted dentro y ponerlo en algún lugar. Carlos no hará eso. Para él, lo que sea que hagan las personas que están trabajando con él -y hay seis de nosotros – es una cuestión de decisión. Éso es todo. Nuestra decisión es todo lo que cuenta, nada
más. Él no nos engatusará; él no rogará; él no nos dirá qué hacer. Nosotros tenemos que saber. Habiendo sido expuestos a esto por tanto tiempo, haber estado con don Juan, cualquier manera en que podemos intentar seguir adelante, tiene que ser suficiente para él. No hubo nada que el hiciera a la fuerza para asegurarse de que nos quedáramos en este camino.

ABE: Naguales diferentes trabajan de maneras diferentes. ¿Es cierto que Carlos Castaneda, he escuchado, es descrito como el Nagual de los acechadores?

FLORINDA D: Sí, pero yo diría que … no sé. Él es un ensoñador.

ABE: Sí, eso, también.

FLORINDA D: Y entonces, ¿qué es esta idea de ensoñar, ensoñar y estar despierto? Es un estado diferente. No es que usted esté drogado No, usted es completamente normal y coherente, pero algo en usted juega energéticamente en un nivel diferente.

ABE: Hay algo en sus ojos, también.

FLORINDA D: Sí.

ABE: Algo en sus ojos que es también aprender a mirar a dos mundos simultáneamente.

FLORINDA D: Exactamente. Y de nuevo esta idea consiste en que ha derrumbado la barrera de la percepción en términos de lo que vemos; cualquier cosa que percibamos nos ha sido definida por el orden social, no importa qué. Intelectualmente deseamos aceptar que la percepción se define culturalmente, pero no lo aceptaremos en ningún otro nivel. Pero es absurdo, porque eso existe en otro nivel. Y sólo puedo decir, porque hemos estado involucradas con esas personas -y ciertamente también estoy en el mundo- que es posible ver en esos dos niveles y ser totalmente coherentes e impecables en ambos.

SEA: Hable sobre impecabilidad. ¿Qué es impecabilidad?

FLORINDA D: Usted sabe exactamente lo que tiene que hacer. Especialmente para las mujeres, somos criadas para ser seres muy pequeños. Las mujeres son tan pequeñas, es increíble. Y no estoy diciendo que los hombres no lo son, pero con los hombres, no importa cómo queramos expresarlo, los hombres siempre están en el lado vencedor. Sean perdedores o no, todavía son masculinos. Nuestro mundo es un mundo masculino, independientemente de cuán persistentes sean o no, independientemente de si creen o no en cualquier tipo de ideología feminista, realmente no importa. Los hombres son los ganadores en nuestra sociedad.

ABE: En el libro usted habla sobre cómo las mujeres son realmente esclavizadas por su atadura a la sexualidad de los hombres. ¿Puede hablarnos acerca de eso?

FLORINDA D: Definitivamente. En primer lugar, para mí una de las cosas más chocantes a las que me negué y rehusé a creer por bastante tiempo, era esta idea de la niebla creada por el contacto sexual. Ellos incluso fueron más allá para explicar que básicamente lo que realmente sigue es que, cuando tenemos comunicación sexual, cuando el varón eyacula, no sólo tenemos el semen, sino que en ese momento de arranque energético, lo que realmente pasa es eso que don Juan llama ‘gusanos energéticos’, filamentos. Y esos filamentos se quedan en el cuerpo. Desde un punto de vista biológico, esos filamentos aseguran que el macho regrese a la misma hembra y cuide a la descendencia. El varón reconocerá que esa es su descendencia por los filamentos en un nivel totalmente energético.

ABE: ¿Cuál es el intercambio de energía en el encuentro sexual?

FLORINDA D: Ella alimenta al hombre energéticamente. Don Juan cree que las mujeres son la piedra angular para perpetuar la especie humana, y el grueso de esa energía viene de ellas, no sólo para gestar, dar nacimiento y nutrir su descendencia, sino también para asegurar el lugar del varón en el proceso entero.

ABE: O sea que la mujer es esclavizada entonces por esta niebla. ¿Cómo se libera a sí misma?

FLORINDA D: Si hablamos sobre eso desde un punto de vista biológico, ¿es esclavizada? Los hechiceros dicen que sí, en el sentido de que ella siempre se ve a sí misma a través del varón. No tiene ninguna opción. Yo solía estar insoportablemente enfadada con todo este asunto y lo revisaba una y otra vez con ellos, y regresaba a esta idea, sobre todo porque esto fue temprano en los setentas cuando el movimiento de mujeres estaba en su cumbre. Y yo decía: “No, las mujeres han avanzado mucho. Miren lo que han logrado”, y ellos decían: “No, no han logrado nada”. Para ellas, la revolución sexual -y ellos no eran puritanos ni estaban interesados en la moralidad, a ellos sólo les interesabas la energía – así que dijeron que para las mujeres el ser liberadas sexualmente, en cierto modo las esclavizó más aún, porque de repente no estaban alimentando energéticamente solamente a un varón, sino a muchos varones.

ABE: Eso es interesante.

FLORINDA D: Así que para ellos eso era absurdo, y fuera lo que ocurría en aquel entonces, él previo eso en los setentas. Él decía que ellas iban a darse en sus narices, que serían debilitadas.Y lo están. Las pocas mujeres a las que he hablado -he dado ciertas conferencias, y los libros – y cuando he hablado sobre esto, es muy interesante que las mujeres están de acuerdo. Y yo primero pensaba que tendría mucha dificultad con este tema, pero sobre todo mujeres que han pasado por el proceso de tener amantes múltiples decían que estaban exhaustas, y no saben por qué.

ABE: O sea que estamos hablando sobre algo más allá de lo sexual.

FLORINDA D: Originalmente, más allá del aspecto sexual, la hembra, el útero asegura que la mujer sea la que más cerca está del espíritu en este proceso de aproximarse al conocimiento como ser en el ensueño. Los conos del hombre ascienden, y por la pura definición del cono, se acaba. Es una fuerza enérgética. Él lucha porque no está cerca del espíritu, o como queramos llamar a esa gran fuerza energética allá afuera. Según los hechiceros, la mujer es exactamente lo opuesto. El cono está invertido. Tienen un vínculo directo con él, porque el útero para el hechicero no es solo un órgano de reproducción; es un órgano para los ensueños, un segundo cerebro.

ABE: O corazón.

FLORINDA D: O corazón, y ellas aprehenden el conocimiento directamente. Nunca se nos han permitido definir qué es el conocimiento en nuestra sociedad o en cualquier otra. Y las mujeres que crean o ayudan a formular el cuerpo de conocimiento, tienen que hacerlo en términos masculinos. Digamos que una mujer investiga. Si no se acata a las reglas ya establecidas por el acuerdo general masculino, no será publicada. Ellas pueden desviarse ligeramente, pero siempre dentro de esa misma matriz. No se les permite a las mujeres hacer nada más.

ABE: O sea, que la bruja se aleja del hipnotismo de todo eso.

FLORINDA D: Del social, sí. Es muy interesante que usted mencione la idea del hipnotismo, porque Don Juan siempre decía en el tiempo de la psicología que produjo Freud, que nosotras éramos demasiado pasivas. Habríamos seguido a Mesmer o a Freud. Somos seres mesméricos Nunca desarrollamos realmente ese otro camino…

ABE: Sí. El camino de la energía.

FLORINDA D: …y esto nunca nos habría pasado si Freud no hubiera tenido la preferencia.

ABE: Bueno, ahora la ha perdido.

FLORINDA D: No, no realmente, porque con todos lo que hacemos, ¿quién sabe cuántas generaciones tome? Digamos que ha sido desacreditado intelectualmente, pero todo nuestro bagaje cultural …Todavía hablamos en esos términos, incluso las personas que ni siquiera saben quién es Freud. Es parte de nuestro lenguaje, de nuestra cultura.

ABE: Sí, lo sé. Es muy frustrante, tratar con personas que se aproximan a toda la realidad desde este trillado punto de vista psicológico.

FLORINDA D: Sí. Y ni siquiera saben de dónde viene. Es parte de nuestro bagaje cultural.

ABE.: Entonces la bruja se libera de esta condición.

FLORINDA D: Bueno, libre en el sentido de que una vez que ve lo que el el orden social realmente es -un acuerdo- al menos es más cauta al aceptarlo. La gente dice, “Oh pero mira cuán diferente es la vida del tiempo de tu abuela o de tu madre”. Yo digo que no. Es diferente solo en grado. Pero nada es diferente, Si hubiera vivido mi vida en la manera en que había sido establecido para mí …sí, yo era más educada, tenía una mejor oportunidad. Pero éso es todo. Todavía habría terminado de la misma manera en que ellas habían terminado. Casada, frustrada, con niños que por ahora probablemente odiaría, o ellos me odiarían a mí.

ABE: Yo sigo intentando conseguir que ahora usted cruce esa línea, y hable sobre lo que ocurre luego de que usted ha comprendido que existe esa esclavitud y empieza a liberarse de ella. ¿Qué es lo que se abre a la percepción?

FLORINDA D: Todo.

ABE: Todo.

FLORINDA D: En primer lugar, en sus ensueños usted puede ver. Por ejemplo, mi trabajo lo hago ensoñando. No es que no tenga que hacer el trabajo, sino que viene ensoñando.

ABE: Ahora usted está usando la palabra ‘ensoñar’ en este sentido específico, el cual está en esta tradición. ¿Puede hablar sobre qué es realmente?

FLORINDA D: En el sentido tradicional, cuando nos dormimos, tan pronto como empezamos a entrar en un sueño, en ese momento en que estamos medio despiertos, medio dormidos y todavía conscientes, usted sabe por el trabajo de Castaneda que el de punto de encaje se agita, empieza a moverse, y lo que el hechicero quiere hacer es usar ese cambio natural (eso pasa a cada uno de nosotros) para moverse en otros reinos. Y para eso se necesita una energía exquisita. De nuevo todo se reduce a energía. Se necesita una cantidad extraordinaria de energía porque se quiere estar consciente de ese momento y usarlo sin despertarse.

ABE: Sí, un logro muy grande.

FLORINDA D: Para mí, es muy fácil entrar, usarlo. La cosa es que yo no tenía ningún control en ese momento -aunque lo tengo ahora- sobre lo que iba a pasar. Pero podía entrar en este estado que ellos llaman .. quiero decir, las mujeres no estaban interesadas en llamarlo ‘segunda atención’; les interesa llamarlo ‘ensoñar despierto’, porque es la misma cosa. Y se alcanzan diferentes niveles, y lo que se hace al fin y al cabo en tal estado de ensueño es tener el mismo control que se tiene en la vida diaria. Y eso es exactamente lo que los hechiceros hacen. Es la misma cosa; ya no hay ninguna diferencia.

ABE: ¿Entonces usted puede ahora existir en otra realidad?

FLORINDA D: Bueno, yo realmente no sé. Vea, no tenemos el lenguaje para hablar sobre eso, excepto hacerlo en términos conocidos. Entonces, de una manera rara, cuando me pregunto, “¿Existo en otra realidad”?, sí y no. No es realmente exacto decir eso porque es una realidad. No hay ninguna diferencia. Digamos que hay planos diferentes, como una cebolla. Pero todo es lo mismo. Y se vuelve muy raro. ¿Cómo voy yo a hablar sobre eso? ¿En metáforas? Nuestras metáforas ya están muy definidas por lo que ya sabemos.

ABE: Sí, el problema del lenguaje.

FLORINDA D: Vea, no tenemos el lenguaje para hablar sobre lo que realmente pasa cuando se está en la ‘segundo atención’, o cuando ‘ ensoñamos despiertos’. Pero es tan real como cualquier otra realidad. ¿Qué es la realidad? Es, de nuevo, un consenso. Y vea, la cosa es que sólo queremos estar de acuerdo con esto en un nivel intelectual. Pero es más que solo un acuerdo intelectual. Digamos que puede ser más. Y para eso de, nuevo volvemos a lo mismo: todo se vincula con la energía.

ABE: Eso es correcto. Pero también se vincula con algo llamado “intento”.

FLORINDA D: Exactamente. Pero para engancharse al ‘intento’ .. Vea, el ‘intento’ está allá afuera, es esa fuerza -don Juan no estaba interesado en la religión pero, de una extraña manera quizá es exactamente lo que llamamos Dios, el ser supremo, la fuerza única, el espíritu. Vea, cada cultura sabe lo que es. Y la cosa es, Don Juan, de nuevo, dijo que no se le ruega. Se le pide, y para pedirle, se necesita energía. Porque no sólo necesita energía para engancharse a él, sino que usted quiere quedarse enganchado.

ABE: Sí. Entonces, esta cosa del intento, digamos que es una palabra fácil de decir, pero realmente es una operación bastante compleja.

FLORINDA D: Sí, precisamente, muy compleja. A don Juan y su gente, no les importaba hablar sobre brujería y hechicería, con todas esas connotaciones negativas, y mucho menos lo que nosotros llamamos prácticas. Para ellos era muy, muy abstracto. Para ellos la brujería es una abstracción, y era la idea de expandir los límites de la percepción. Porque, para ellos, nuestras opciones en la vida están limitadas por el orden social. Tenemos posibilidades ilimitadas, pero al aceptar las opciones sociales pusimos un límite a nuestras ilimitadas posibilidades.

ABE: Y todavía el ser humano parece…

FLORINDA D: …constantemente buscando eso que se ha…

ES: … perdido…

FLORINDA D: … .perdido o enjaulado por el orden social. Ponen persianas en nosotros en el momento en que nacemos. Mire la manera en que forzamos a los niños para que perciban en la manera en que nosotros percibimos.

ABE: Sí, la transmisión de cultura.

FLORINDA D: Es el ejemplo más perfecto. Los niños en verdad perciben más, obviamente, mucho más. Pero tienen que poner algún orden a ese caos, y nosotros, por supuesto, somos los maestros perennes de lo que es apropiado percibir dentro de nuestro grupo. Y si no se acatan a eso, mi dios, les disparamos con medicamentos, o los cerramos con llave en terapias con psiquiatras.

ABE: Ha habido tradiciones, que han existido por largo tiempo, y ahora en los últimos veinte o treinta años en particular, empezamos a oír hablar de ellas. ¿Por qué Castaneda escribió sus libros?

FLORINDA D.: Porque fue una tarea; una tarea de brujería que don Juan le puso. Castaneda es el último de su línea. No hay nadie más. Hay un grupo de indios con el que trabajamos. Vea, don Juan, de una extraña manera cometió casi un error con Castaneda, cuando al principio fue puesto en contacto, cualquiera haya sido el designio o poder del espíritu que puso a don Juan cara a cara con Castaneda. Y él reunió en seguida. su círculo de aprendices -creo que es en “Relatos de Poder” y “El Segundo Anillo de Poder”, donde él habla sobre las personas en Oaxaca y las Hermanitas y toda esa gente. Y entonces, años después, Don Juan comprende que ese no es el camino en el que va Castaneda. Castaneda era aún más abstracto que Don Juan. Su camino era un camino totalmente diferente. Y entonces cuando él reunió a esas otras personas -porque la gente que está con Castaneda, todos nosotros, conocimos a don Juan antes de que conociéramos a Castaneda- realmente sólo había cinco de nosotros antes, cuatro de nosotros y Castaneda.

ABE: Entonces había la tarea de brujo de escrbir los libros. A lo que estoy tratando de llegar es, que este conocimiento, justo como conocimiento, está disponible ahora y a millones de personas en esta forma. ¿Cuál es el propósito de eso?

FLORINDA D: Bueno, alguien tiene que ser enganchado por él. Y las gente lo hace. Para nosotros, para nuestra mentalidad de simio occidental, como don Juan siempre nos llamaba, vea, tenemos que ser enganchados primero intelectualmente, porque obviamente así es como nuestro ser entero trabaja Cuando yo estaba en escuela, estaba solo a un paso de ir a la escuela de post-grado, y había estado en este mundo por dos o tres años, y dije, “Qué hago yo continuando la escuela? ¿Por qué debo conseguir yo un Doctorado en Filosofía? Eso es completamente redundante”. Y Don Juan y todas las mujeres dijeron que no es absolutamente redundante, porque para rechazar algo hay que entenderlo de la manera más sofisticada. Porque decir que usted no está interesado en filosofía, o en antropología, es un sin sentido. Sólo puede decirlo después de que haya hecho al menos algún esfuerzo por entenderlo. No hay ninguna razón para rechazarlo, y cuando se zambulle en este mundo de la ‘segunda atención’ y el ‘ensoñar despierto’, su mente tiene que estar bien entrenada para emerger de nuevo, para salir con el conocimiento. Porque si usted no tiene el cerebro o la mente para hacerlo, también puede simplemente irse a tirar piedras en el desierto; porque no tiene sentido. Y para ellos era sumamente importante que todos estuviéramos muy bien entrenados. Todos los que trabajan dentro de este pequeño grupo tienen un título. Hay historiadores, antropólogos, bibliotecarios.

ABE: Entonces el conocimiento se hace disponible a millones de las personas, y la gente queda enganchada por él.

FLORINDA D: En cierto nivel, así es, sí.

ABE: ¿Y eso también significa que la tradición ha empezado ahora a proliferar de esa manera?

FLORINDA D: No sé. A juzgar por el correo de Castaneda, que él no lee, yo diría que sí. Pero entonces, la mayoría de las cosasl… quiero decir, de vez en cuando abro cartas, y están locos, la mayoría están chiflados. Algunos de ellos son buscadores muy serios, y la mayoría son gente sencillamente chiflada (risa). Quiero decir que están chiflados. Como, “yo soy el nuevo Nagual.” o “he sido visitado por usted en ensueños”;. estoy hablando de cosas verdaderamente extravagantes.

ABE:Bueno, hay muchos niveles de eso, como usted sabe. Pero pienso que ustedes las mujeres, los brujos y toda la realidad de Castaneda han afectado realmente la masa de conciencia colectiva de América del Norte particularmente.

FLORINDA D: Es como usted dice; la obra está ahí. Hay muchas personas leyéndola. Y algunas son de verdad muy serias en eso.

ABE: Y algunos de ellos son personas que no son nativas y se han involucrado en la espiritualidad nativa. En cierto modo, el trabajo que viene de su grupo ha tenido un tremendo efecto vivificante en la espiritualidad nativa por todo este continente que ha encontrado un rastro de regreso hacia sus tradiciones.

FLORINDA D.: Vea, todo el asunto para don Juan era no regresar, porque nos apresamos de nuevo en el mito y los rituales. Y para don Juan, mito y rituales … Mito en el sentido que, sí, usted es parte de esta matriz, pero no en el sentido de que va a vivirlo invocando ciertos rituales, cierto poderes que eran, digamos, exitosos en el siglo XIX. Porque, él decía, ésa es exactamente la falacia, pues originalmente un ritual es sólo para enganchar la atención. Una vez que ha sido enganchada, el ritual se deja a un lado. Como los simios que somos, estamos por supuesto acomodados al ritual. La gente que realmente transciende un cierto conocimiento lo hace exactamente saliendo del ritual. Todavía el resto de la masa está mesmerizada por el ritual.

ABE: Viendo la verdad de eso y el hecho de que Castaneda los describe a ustedes como los nuevos videntes, ¿cómo es que surgen?

FLORINDA D: ¿Los nuevos videntes? Para las mujeres es muy importante esta idea de que el útero no es solo un órgano de reproducción. Para activar esto, nuestro intento tiene que ser diferente. Para cambiar nuestro intento regresamos, de nuevo, a la energía. Vea, nosotras realmente no sabemos que significa usar el útero como un órgano para ser, un órgano de luz, de intuición. Para nosotras, intuición realmente es algo que ya ha sido definido. Ya no hay intuición real porque intuimos con nuestros cerebros. Don Juan estaba interesado en las mujeres, y la gente siempre pregunta, “Bueno, ¿cómo es que siempre hay tantas mujeres? ¿Ustedes hacen orgías? ¿Hay toda esa clase de cosas?. Él decía, “No, es porque el varón no tiene útero. Él necesita ese mágico “poder del útero” (risa). Es muy importante.

ABE: Permítame hacer algunas preguntas técnicas, si es posible, en nombre de mis lectores femeninas. El útero tiene que estar funcionando totalmente. Quiero decir, si una mujer tuviera sus trompas atadas, ¿trabajaría el útero todavía?

FLORINDA D: Sí, con tal de que no tenga una histerectomía.

ABE: Con tal de que el útero no haya sido extraído …

FLORINDA D: …si el útero está allí, sí.

ABE: Entonces puede funcionar.

FLORINDA D: Oh, absolutamente. Pero lo único que necesita es convocar ese intento. Como ciertos cultos a las Diosas – “Cuando Dios Era Una Mujer” – y yo estaba hablando hace un mes con algunas mujeres, y todas ellas estaban en grupos de diosas. Todos los meses van al bosque; se suben en alguna sequoia y hacen ranuras en el bosque, en los árboles, y oh, se toman un gran tiempo pasando el rato, debatiendo, haciendo rituales en el río. Y yo dije, “Pero qué coño están haciendo ustedes? Regresan a casa, y entonces son las mismas estúpidas de siempre Abren sus piernas siempre que el amo dice: “te necesito” Y ellas se quedaron pasmadas. Quiero decir que realmente se disgustaron porque no les gusta oír eso. Ellas dijeron, “Pero nosotras nos sentimos tan bien durante esos tres días”. Y yo dije, “Pero, ¿cuál es el sentido de sentirse bien por tres días si sus vidas continúan de la misma manera? ¿De qué estamos descansando? Porque nuestra vida va a continuar. ¿Por qué no cambiamos? Esta idea de los rituales y de regresar a las creencias nativas, incluso, en cierto nivel, no funcionó atrás entonces.. Nosotros fuimos conquistados.

ABE: Entonces es algo que se tiene que vivir ahora en una manera completamente auténtica.

FLORINDA D.: tiene que ser fluido, el practicante tiene que ser fluido para aceptar esos cambios. Incluso dentro de nosotros las cosas están cambiando constantemente, y estamos tan cómodos en cierto surco hasta que algo nos hace estallar. Y lo notamos pero tenemos que ser fluidos. Sólo la energía nos dará esa fluidez.

ABE: ¿Cómo usted acumula la energía?

FLORINDA D: Para empezar, al menos al principio, fue la idea de don Juan de que la mejor energía que tenemos es la sexual. Es la única energía que realmente tenemos, y la mayoría de ella se desperdicia.

ABE: Ahora, ¿es la misma para los hombres y para las mujeres?

FLORINDA D: Por supuesto es lo mismo para ambos. Lo único en el caso de las mujeres es que ellas toman la carga de alimentar energéticamente al hombre a través de su filamentos. Así que, en ese sentido, es peor para las mujeres. Y para el hombre también, porque el hombre está enganchado. Energéticamente él está enganchado, no importa a qué. Y tenemos todo tipo de explicaciones psicológicas. Personas con las que hemos tratado asuntos y no podemos concebirlas fuera de nuestras mentes. Vea tenemos este barrera gris de la descripción, pero lo que realmente sucede está en un nivel totalmente diferente, del que no queremos hablar porque no es parte de nuestro bagaje cultural.

ABE: ¿Entonces, la manera primaria de aumentar energía es ser célibe?

FLORINDA D: Bueno, es muy difícil, pero sería un buen intento, por lo menos para empezar.

ABE: Si una mujer es llamada a este camino, si ella se enganchara, o un hombre quedara enganchado por esta tradición, ¿cómo lo sabrían? Cómo sabrían ellos que han sido enganchados por una tradición y no sólo por alguna obsesión maldita?

FLORINDA D: Por ejemplo, los libros de Castaneda lo explican muy claramente .. .si usted leyó cuidadosamente los libros de Castaneda, ellos son casi manuales.

ABE: Sí, yo sé. Y se leen una y otra vez y finalmente se entiende sobre qué hablan.

FLORINDA D: Usted sabrá que algo ha cambiado, porque lo sentirá energéticamente Y entonces está todo esto de que se puede abandonar la idea del ego. No es que usted va a reírse de los otros. Sino que los encuentra despreciables y aún no quiere juzgarlos porque, ¿quién demonios somos para juzgar alguien? Pero usted sabe que no es parte de eso, en el sentido del acuerdo social, y es casi como una parte falsa de usted que se le está pegando, porque usted tiene que funcionar en el mundo. Usted tiene que presentar una idea coherente del yo. Usted sabe, Don Juan siempre dijo que si algún cambio verdadero tiene lugar no hay manera de rechazarlo, cualquier cosa que signifique rechazar. No sé. ¿Por el intento que entra contacto con nosotros? Yo realmente no sé. Hay dos personas que han contactado con nosotros, y allí están. Quiero decir, nunca estamos juntos; cada uno vive en lo suyo, y solo de tiempo en tiempo nos reunimos. Originalmente teníamos esta pequeña clase cuando Castaneda estaba aquí. Él enseña ciertos movimientos muy interesantes, básicamente para acumular energía. Entonces, estas personas han estado allí durante dos años, y están cambiando poco a poco. Y es asombroso. Vea, si deja ir algo, algo en usted sabrá.

ABE: Usted ha publicado este libro, por ejemplo, y yo lo leí. Ahora, yo no tengo una imagen física de usted, pero mis sentimientos forman un sentido de quién usted podría ser, o como qué podría. ¿no le afecta a usted ese campo de energía, ahora que hay este libro?

FLORINDA D: Uno de las cosas que Don Juan le dejó muy claro a Castaneda …vea, una vez que el libro está fuera, está fuera. Ya no tiene nada que ver con usted. Para estar preguntándose, viviendo en la expectación -¿el libro está haciendo bien o no? – vea, eso es algo muy difícil de quitarse. Porque de algún modo usted está envuelto. Dejar ir de verdad es muy, muy difícil. Yo tenía otros dos libros -Shabono y El Ensueño de La Bruja- y fue muy fácil. Con este, porque es la primera vez que hablo sobre mi envolvimiento con Don Juan, es muy difícil. Y quizá porque por primera vez estoy hablando más abiertamente –con los otros no hice absolutamente nada. Con éste estoy más involucrada. He dado conferencias en librerías a grupos de personas, lo que es muy interesante, porque, como usted dijo antes, hay muchas personas que están de verdad muy seriamente interesadas, pero, de nuevo, intelectualmente.

ABE: Oh, creo que sé de personas que han ido un poco más allá del intelecto en esto.

FLORINDA D: Las Hay, definitivamente creo que, sí.

ABE: Porque hablamos sobre los diferentes tipos de cuerpos luminosos. Hay personas que leyeron estos libros y de repente ese es su tiempo de autoreconocimiento.

FLORINDA D: Precisamente, sí.

ABE: Ahora estos libros, entonces, están afectando un cambio en la manera en que las personas se perciben a sí mismas.

FLORINDA D: Sí. Básicamente la meta es cómo percibimos el mundo, y romper esos parámetros de percepción, en términos de cómo nos percibimos a nosotros mismos, también. Pero no queremos el enfoque en el ‘Yo’. Queremos ser testigos. Porque todo en nuestra sociedad es filtrado a través del ‘Yo’, a través del ‘mi’, somos incapaces de contar una historia o recontar un evento sin hacernos el principal protagonista, siempre. Vea, Don Juan estaba interesado en permitir que el evento mismo se desplegara, y entonces se hace infinitamente más rico, porque se abre. E incluso en el mundo, como un ejercicio, simplemente vuélvase un testigo; no sea el protagonista. Es asombroso lo que se abre.

ABE: Ahora, en este largo camino, una de las cosas que se describen en la literatura es que la persona, el vidente y el Nagual, todos, alcanzarán un periodo de desaliento, donde están seguros de que van a fallar, de que nada va a pasar finalmente. Y la razón de que hable de esto es que tengo la sensación de que este sentir realmente está siendo ahora compartido por muchas personas. Por favor hable de eso un momento.

FLORINDA D: Sí, exactamente. (risa) yo voy a sumarme a su depresión (risa). No, es verdad. Algo en nosotros sabe, y es por eso que hay la urgencia con Don Juan. El imperativo desde el punto de vista de la Naturaleza es la perpetuación de las especies, y a nosotros ya no nos interesa eso Estamos interesados en la evolución, porque la evolución es un imperativo igual, si no mayor, al de la procreación. Porque si no evolucionamos, si no mutamos en algo diferente, vamos de verdad a destruirnos en este planeta, creo que irremediablemente. Hemos destruido nuestros recursos totalmente. Si tenemos cincuenta o cien años más como planeta, no tiene importancia. No importa realmente. Nosotros como especie estamos condenados. Y en ese sentido, la evolución es nuestra única salida. Y de nuevo, como Don Juan enfatiza, la evolución está en las manos de las mujeres, no de los hombres.

ABE: ¿Entonces como varón qué hago yo? ¿Solo me siento aquí y espero que las mujeres salven el mundo?

FLORINDA D: Sí y no. Usted ve que el hombre tiene que renunciar a su poder y que no va a hacerlo, no pacíficamente. No lo hará. No estoy diciendo que, usted se golpea el pecho diciendo “no renunciaré a mi poder”. No, es mucho más insidioso que eso.

ABE: Háblenos más sobre eso.

FLORINDA D: Bueno, no creo que está dicho. Por ejemplo, está bien, aquí están estos hombres sensibles que han estado en grupos de hombres, tratando de aceptar su espiritualidad, y se han puesto totalmente de acuerdo con sus esposas, sus cónyuges, la hembra con la que están, pero no del todo. Hay ciertas cosas que no abandonarán, es demasiado amenazante. Incluso toda esta idea del movimiento de hombres empezó originalmente como un movimiento verdaderamente espiritual. Pero algo en el varón está amenazado. Es este miedo de renunciar a algo que algunos de ellos sienten que tiene que ser abandonado, para que podamos continuar como especie. Ciertamente sabemos que a la hembra se le tiene que dar tiempo, y se le ha dado tiempo en el pasado para que algo evolucione. Por ejemplo, para ponernos erectos, cuando la vagina tenía que cambiar de posición, ¿quiénes se tenían que adaptar? Los varones. El pene tenía que crecer más grande. La hembra de nuevo necesita tiempo. Y el varón se lo tiene que dar. Desde un punto de vista el varón tiene que darle ese tiempo a la hembra para que el útero trate de cambiar a su función secundaria.

ABE: Y eso no puede pasar si el hombre se relaciona sexualmente con la mujer. ¿Es eso lo que usted está diciendo?

FLORINDA D: No. Vea, tiene que haber suficientes hembras que tengan ese tiempo para que algo tenga que cambiar en el útero. Ellas tienen que arrastrarse a una nueva posibilidad. Don Juan dijo que nuestra evolución es intento. Vea, ese salto de los grandes reptiles a volar, esa idea de alas, fue intentada. Fue un acto de intento

ABE: Eso es muy interesante. ¿Entonces usted siente que actualmente las mujeres de todo el mundo, hermandades de tipos diferentes, están intentando un nuevo futuro humano?

FLORINDA D: Ellas no están conscientes de eso. Algunas mujeres, creo, lo están totalmente.

ABE: Así que el hombre ahora va a tomar un asiento trasero en la evolución de las especies.

FLORINDA D: Exactamente. No un asiento trasero. De nuevo, ésas son palabras que definen un tipo de connotación positiva/negativa. No. Ustedes tienen que proporcionar el tiempo.

ABE: ¿Cómo puede hacer el hombre eso? Hable sobre ese funcionalmente.

FLORINDA D: Vea, nosotras las mujeres somos relegadas al status de ciudadanas de segunda clase. No importa qué poder tengamos, todavía no tenemos ningún poder real. No decidimos nada. Incluso para hablar en pequeños grupos, es casi como golpear contra una enorme puerta de hierro, porque quien decide, quien está en el poder, no va a renunciar a él así como así. Miremos en términos de política, digamos Washington o la capital donde usted vive. Quiero decir, ¿Piensa usted que por un momento esos hombres van a siquiera a escuchar lo que estamos diciendo? No, en lo más mínimo. Pero algún tipos de hueco tiene que encontrarse para que algo nuevo se desarrolle. De otro modo estamos condenados. Y para nosotros esta idea de salvar el planeta, el medio ambiente, todos realmente estamos pensando que no sobreviviremos como especie.. La tierra sobrevivirá ciertamente; podría entrar en algún tipo de horrendo invierno, pero con el tiempo saldrá de él. Pero nosotros como un especie no sobreviviremos.
ABE: ¿Por qué leería una mujer el libro ´Ser En El Ensueño´?
FLORINDA D: Muy interesante, hm. Bien, si nada más, creo que a las personas que han estado interesadas en el trabajo de Castaneda, les interesaría verlo presentado desde la perspectiva femenina, de alguien que ha estado en ese trabajo durante más de veinte años. Yo me aproximo al asunto de un modo diferente, probablemente más directamente. La cosa es la percepción. Incluso nuestros cuerpos humanos, el cuerpo es, de nuevo, una consecuencia de la percepción. Estamos atrapados como personas; estamos atrapados en el lenguaje, y es exactamente eso de lo que el hechicero, a través de la energía, quiere salir.