Relato Corto #14, Sin Luz


Que tremenda mi mente. Me oprime. Me aprieta. Hay momentos en que deseo estallarme la frente contra la pared con tal de no escuchar la voz que dialoga sola conmigo. Hay momentos en que la presión del mundo externo, del estrés por lo material, me consume mas horas de las que tiene mi día. Me despierto, me levanto, desayuno, trabajo y trabajo, regreso, ceno y duermo. Y así paso la semana. No doy mas.
Soñé que estaba dentro de un edificio, una estructura construida por el hombre. Una construcción artificial. Dentro del hall, extraía dinero de un cajero automático. Lo guardaba en mi bolsillo, y me acercaba ya a la salida principal, vidriada, faltando pocos pasos, y zas, se corta
la luz eléctrica. Por fortuna -pensé- ya solo me restaba un par de pasos, asi que los hice, sin luz, y abrí la puerta y salí caminando a la naturaleza. El sol irradiaba ya el camino, y no necesitaba mas vivir dentro de construcciones ficticias. Mis propio esfuerzo se dirigía a mis propios pasos en un camino diáfano.

 

Yo no sé si compensé con ese sueño, cómo me siento. Solo sé que a tiempo, y sin luz artificial, encontré la salida del laberinto de mis propias construcciones mentales, sociales, convencionales, gracias a mi propio instinto de supervivencia que me arrojo fuera, ordenando las cosas naturalmente … O tal vez no fue eso. Y solo fui guiado por mi propia oscuridad.