Del seno de la oscuridad nacerá la luz que nos permitirá ver lo que nos rodea


Cuando el Museo Nacional de Antropología de México le pidió a Leonora Carrington que pintase un mural sobre el mundo maya para el Museo, la enviaron a San Cristobal de las Casas, Chiapas, para que los conozca, en plena selva lacandona.

Leonora recuerda : “… En el extremo izquierdo del “mundo de abajo” pinta una gran cabeza de jaguar, en el derecho, una ceiba. En el “mundo terrenal” destaca la figura de un caballo blanco más grande que uno normal. A los chamulas los dibuja pequeñitos. Un sol y una luna iluminan el cielo, que cruza una serpiente voladora. Sobre la tierra se multiplican tapires, buitres, leopardos y monos araña. Mientras pinta, Leonora se repite la profecía del Popol Vuh: ‘Del seno de la oscuridad nacerá la luz que nos permitirá ver lo que nos rodea’ “.