La Gran Puerta de Ishtar


Leones de cerámica, uros y dragones decoran la Gran Puerta de Ishtar

“La Gran Puerta de Ishtar que se situó en la entrada de Babilonia ha inspirado asombro desde el sexto siglo antes de Cristo. Situado entre los ríos Tigris y Éufrates, en lo que hoy es Irak, Babilonia fue reconstruida en gran parte por su rey Nabucodonosor II en el siglo 6 AC, utilizando ladrillos vidriados en vibrantes azules, rojos y amarillos.

La puerta estaba marcando la entrada a la ciudad a principios de la Calle de la Procesión, la vía principal utilizada para desfiles durante las celebraciones de año nuevo. Tenía una inscripción en piedra caliza en la voz de Nabucodonosor: ‘Coloqué toros salvajes y feroces dragones en las pasarelas y los adorné con lujoso esplendor para que la gente pueda contemplarlos con asombro’.

La Puerta de Ishtar en el Museo Pergamo de Berlín

Cada vez que los soldados de Nabucodonosor se trasladaron a un nuevo territorio, esclavizaron a la población y saquearon sus tesoros. Y con su mano de obra recién descubierta y el botín, Nabucodonosor reconstruyó la capital. Terminó el palacio de su padre, construyó los Jardines Colgantes de su esposa y los muros de Babilonia.”

Hoy en día podemos ver cómo este modelo de esclavizacion, saqueando los tesoros de pueblos conquistados, se repite, al igual que se repiten esos mismos símbolos (toros, dragones) en las plazas de las capitales dominantes del mundo, y para los mismos fines.