El Loco


Dice Sallie Nichols, en su libro “Jung y el Tarot”, que el emblema del Loco se ha convertido en el símbolo de la deidad no manifiesta, el primitivo caos o vacío. También que eso lo conecta con el signo cabalístico «En Soph» o la Luz Ilimitada, el principio activo de la existencia previo a su manifestación material, la nada de la cual procede todo.

Lo que dice ella me hizo pensar en el libro de Carlos Castaneda, “El lado activo del infinito”, y cómo ése lado actúa silenciosamente, misteriosamente, acomodando las cosas detrás de escena.

En lo personal, recordé la esencia del sí mismo : la nada, el vacío. Pensar que eso que algunos llaman Dios es solo un Loco actuando.

Para otros, Dios es mas bien el Mago, una especie de narrador que re-escribe permanentemente su propia Biblia. Sergio Ramirez lo escribe así ( ver sino su novela ‘Sara’) . La propia protagonista se ríe de sí misma, y concibe un hijo ( Isaac, ‘el que trae la risa’ ) . Sin humor, no puede haber creación!

Uno es lo Inmanifiesto, el otro es lo Manifiesto, dos perspectivas de eso que algunos llaman Dios. Y que a otros les causa mucha risa!