Relato Corto #20, A tiempo sin tiempo


“Todo mi mundo se resume en lo que hago. Soy lo que hago. No sé hacer otra cosa, y ¿cómo voy a saber algo diferente? ¿Qué se supone que haga cuando me jubile? Si me asalta y se me rebela el pecho . Soy sacerdote! Sacerdote católico, y ésta es mi iglesia, que se lleva mi sangre. Miles de puestas de sol en más de la mitad de mi vida la pasé acá. Soy una piedra viva más de este lugar. No se distingue el paisaje porque las piedras, el perfil de las montañas, la cruz del campanario, el color celeste del cielo, y yo, somos todos lo mismo. Que no me vengan a joder esos burócratas de Roma con eso de jubilarme, que mis años ya no me dejan recordar ni que ocho cuartos. Que hay quejas, que son muchas, que llegaron a oídos del Obispo, que me duermo durante la misa, y que tomo vino de más. Qué saben! ¿Jubilarme? ¿Cómo se puede jubilar, dar de baja por inútil, por viejo? ¿Qué voy a hacer? No me entienden yá.”

– Mario?
– …Sí, perdón.
– Te dormiste de nuevo?
– No, solo estaba reflexionando para adentro.
– Llegaron de la capital, de Salta, el Sr. Obispo quiere hablar en persona con vos para que entres en razón, dice.
– No. No voy a jubilarme. No me voy a ir de aquí, porque yo no sé hacer otra cosa, porque yo soy de este lugar. Aquí me quedo! Y punto!
– Mario…
– Mario las pelotas, y decile al Sr. Obispo, al inútil ése, que se vaya bien a la reputa que lo parió porque no me va a jubilar.
– Mario! Que hacés, vení… Mario, Mario, no te vayas, no corras, Mario!

“Corre, corre corazón! Señor mío y Dios mío, no me dejes en esta hora que me quieren echar de tu lado, Señor mío, y Dios mío, tu fiel servidor te pide que…”

 “…Roto, roto, …  dolor, mi cabeza, me duele, mi derrotero duele con dolor… la pared, … fría, y dura , de piedra fría… Mi mirada … fija,…  qué pasa que no puedo mover mis ojos? Estoy cansado”

– Mario! Pero que haces vasco cabeza dura! Soy Pedro! , Pedro Mario!, soy yo, háblame, háblame te digo! Cómo me haces esto, Mariooo! Estas lleno de sangre, te partiste la cabeza, sos un bestia!

Pedro, Pedro, mi Pedro amigo fiel, mi piedra, mi fuerza, Pedro, Pedro, amigo. Todo este tiempo con tiempo para llamarte y no te llamé. Ya no tengo tiempo Pedro, quiero abrazarte, abrazame Pedro, tengo frío”

    – Mario! No te vayas vasco! Mario por favor , volvé! Cambiaría toda mi vida para sentir tu abrazo!

“Gracias por el abrazo mi amigo. Ya no hay tiempo, a tiempo, sin tiempo …”

– ¡Dios mío! Pero que pasó con el Padre Mario! Santa María purísima, está muerto! In Nome de Patri, e Fili, e …
– Obispo, las últimas palabras del Padre Mario fueron para ud . : Que se vaya bien a la puta madre que lo re mil parió.
– … e spiritu sancti …

 

@ copyright 2015, martin d cernadas.
@ imagen copyright 2015, martin d cernadas

salta_y_jujuydsc_0202_213