Diálogos al Pasar #1 – La Última Observación (El Derrotador)


– Como hago para levantarme una mina, Antonio?

– Hm… … Volver a creer en algo que desechaste, que supiste derrotado. La última observación es aquella que no posee derrotador, Darío.

– Vamos, que solo quería saber como hago para levantarme una mina.

– Y de que te pensabas que estaba hablando?

– Me hablas en difícil. Eso del derrotador….

– Mirá, con una mina podes rebotar, podés arrugar, podés irte al mazo, podés insistir, pero nunca herirla.

– Yo creo que soy de esos que se van al mazo.

-… Si es ella la que te apura, ¿vos te vas al mazo?

– Es que me siento en el aire, y todas mis seguridades se evaporan, y no puedo dejarme caer.

– Pensas que te caes porque te encara una mina? Vos sos boludo, no?

– No sé que hacer.

– Dejala hacer, a ver donde quiere llegar. Pero a vos, ¿que te pasa a vos con las mujeres?

– Me pasa que no las entiendo y en todos estos años no encontré a ninguna como yo, que le gusten los libros, los museos, las exposiciones, …

– Y menos mal, porque hubiera sido un embole patético.

– No me entendés, yo amo a Helena.

– Y Helena te ama a vos, sí, y que tiene que ver eso? Que te pasa a vos con vos mismo?

– No entiendo.

– Arrugarías porque amas a Helena, pero querés estar con Helena y tambien con la otra. ¿Como vas a resolver eso?

– ¿Resolver? ¿Qué tengo que resolver ahora? Yo solo quiero que las cosas fluyan tranquilas.

– No le vas a hablar?

– A quien?

– A don Quijote de la Mancha, boludo, a quien vá a ser?

– Sí. Digo no. No sé. No.

– Y?

– No, sí, sí. Ya entendí. Ver qué le pasa a ella.

– Ay por favor, te escucho y me quiero cortar la yugular con un Sugus. ¿Te calienta o no te calienta?

– Las dos me calientan.

– Y vas a hacer equilibrio con dos tanques de agua sobre tu cabeza? Empezá a estudiar malabares con Juan, eh!

– Sé que en algún momento me superaría la situación de todos modos, que terminaría en un caos de sentimientos, y todo se iría a la mierda, y que mi cabeza estallaría. Yá pasé por eso, Antonio, es horrible.

– Todo vuelve para que lo resolvamos, una y otra vez.

– ¿Consejo?

– No, ni en pedo. Yo todavía estoy buscando mi forma de hacerlo.

– Y eso de la ultima observacion que decías? ¿qué és? eso del derrotador…

– Ah si. Que todos tus argumentos lógicos, temores, inseguridades evaluadas y sopesadas, que fueron derrotando tu capacidad de vivir, pueden ser vencidos en una última observacion que hagas.

– Y?

– Y que reestablescas.

– Reestablecer qué?

– La vida misma. Eso que te mueve. Lo que te mueve. Tu móvil.

 

 

@ Copyright 2015, martin d cernadas. SafeCreative + depósito que marca la ley argentina.

Escultura por Rodin , “El Beso”, 1882.

el_beso_auguste_rodin_195

 

(*) El argumento filosófico de este diálogo está basado en lógica no monótona.  Una referencia metódica puede chequearse  con Alessio,  Claudio, en su Tesis Doctoral en Filosofia, 2015, “Restablecimiento y especificidad en Sistemas Argumentativos “,  de la UNdeS, Argentina. Para una idea en 4 renglones, copio su introduccion :

“El restablecimiento es un principio de los sistemas argumentativos que permite considerar un argumento derrotado como justificado, cuando todos sus derrotadores se encuentran finalmente derrotados … Básicamente se dirá que está justificado cuando la cadena de defensores de tal  argumento descansa en un último argumento, aquel que no posee derrotador “.