Tres Pasos – un Poema


I

Flor, pétalo abierto

a un tacto aéreo

de exhalación de día,

de inhalación de noche.

Así en el movimiento

del aleteo, me veo

pasar,

siendo el neuma

del rosario

de palo de rosa

de diseño arcaico.

Y me veo,

veo,

brotar.

 

II

Silencio abdominal.

Vibrar ¿quién respira?

Lo escucho en mi nariz,

lo oigo zumbar en los oídos.

Late y golpea flujos,

que se refluyen

golpeando al latir.

No pienso

pero el pensamiento excitado

brota igual.

¿Quién piensa esa génesis?

¿Quién deseó pensar y pensó?

Tira el cuerpo,

ya no tira más.

¿Qué es este cuerpo?

Denso, fuerte, poderoso, joven.

¿Qué soy yo?

Respiro fuego adentro.

No hay nada mejor que hacer

que quemarse dentro.

Brasa autógena

de silencio y carbón.

Química y oscuridad

para darme a luz

al rojo blanco.

Sssshhhhh.

Respira.

Escucha el mar nasal.

 

III

La prensa

prensa el libro

que quiere ser

génesis de conocimiento.

Así empieza

con fuerza sobre la forma.

Cae en círculos concéntricos.

Se despliega

el pliegue

y en su matriz

impresa

el ojo se impregna.

Del papel tipeado

al ojo embozado

y al fondo invertido

y a las neuronas impulsado.

El conocimiento escrito

y ordenado, salteado,

pausado, secuenciado,

gestado luego de eyaculado

en tan profundos vientres

con masculinos caracteres

en femeninos soportes.

Vida enunciada

para ser pronunciada.

¿Qué esfuerzo titánico

hace la Vida, el impulso,

para ser comprendido

y comprenderse?

Sin verbo que enuncie, no hay Vida.

¡Génesis!

 

 

(@) Copyright 2017 , m.d.cernadas