RELATO CORTO #26 – EL AGRADECIMIENTO DE UN ARTISTA


“El dibujo expresa para mi mucho más que un símbolo con un significado, o tal vez plasmar mi necesidad de comunicarme, o quizás simplemente mi deseo egoísta de gritar mi soledad. Todo el proceso creativo me resulta terapéutico. Logro mi plenitud en ese instante mágico donde me dejo ir simplemente, y el dibujo va apareciendo por si mismo. No es el fruto del trabajo ni del estudio sino de la mera casualidad. No es consciente. Como en las rocas donde están grabadas las pinturas rupestres de nuestros antepasados, hechas en sus largos días en las planicies, montañas o desiertos, y mientras esperaban el sol volver a salir durante las largas noches , tenían al arte. El camino del arte para encauzar sus ansias, angustias, dolores, vidas.

¿Por que un individuo de nuestra especie pintó? ¿que pinto? ¿por que lo hizo? ¿que sentía mientas pintaba a esos hombres en las rocas? ¿que representaba para él la cacería en grupo? ¿o incluso por que elegir esas escenas? Podría haber elegido pintar al sol, la luna, las estrellas, los ríos, la vegetación. Pero eligió hombres. Eligio no pintar su propia especie sino a lo que su especie temía. Es paradójico lo que evocan esas escenas. Luego de ello probablemente, esos hombres dibujados derivaron en caracteres -palitos oblicuos, paralelos, cruzados, superpuestos, puntos, simples rayas, espacios, tamaños, grosores, …- y así apareció el mismo trazo para representar una idea, un concepto que se repetía y que todos entendían. El ideograma. Y luego la primera escritura alfabética. Y luego los idiomas con sonidos guturales. Y luego los idiomas diversos de diferentes sonidos y significados según la región. Magia. Teníamos el lenguaje y así llegamos a transmitir mensajes mas allá del sonido y del instante de pronunciación. Ahora el mensaje perduraba por generaciones. Y todo por un artista primigenio. Genio primitivo. Loas a él.

¿Que significa hoy ser artista, para nosotros los elefantes? Escribir la caligrafía de las palabras Amor, Vida, Muerte, Dolor, Placer, Alimento, Memoria, Antepasado, Hoy, Aquí, Sol, Luna, Planeta, … Todas y cada una de las miles de miles de palabras que conforman nuestro léxico, hacen hoy nuestra existencia. Ser elefante es ser un artista. Ser en este planeta llamado Agua que nos regala tanta naturaleza, me lleva a preguntar si hay otros planetas con estas mismas posibilidades. ¿Habrá vida en otros planetas? ¿Otros elefantes que harán otros dibujos en otras rocas de otras montañas, tal vez del lucero matutino, tal vez de la luna Mawu?

El porqué hacemos arte y qué sentimos al hacerlo, el significado que cada uno le quiere otorgar, ¿es lo único importante? ¿Valen las preguntas? Valen lo mismo que vale el arte. Es lo único que tenemos para darle trascendencia a nuestras vidas. Es la conciencia de sabernos parte del Todo, del Universo. Es la herramienta que permite que otro al observar, se interrogue. La lea en la forma en que ignora o sabe. Y resuenen nuestros latidos en esa grafía. La imagen transmitida cuando ya no somos porque seremos en el dibujo leído milenios después.

El arte es un camino posible. Y lo importante del camino es recorrerlo. Seamos elefantes despiertos, regresemos al mero polvo ancestral con las patas gastadas de tanto pintar y reconocernos meros trazos efímeros.

Aquí y ahora le doy gracias a la Universidad del Kilimanjaro por otorgarme el título de Doctor Honoris Causa, por mis estudios de décadas en Filología del Arte Rupestre de Pangea, con mención de Arquitecto de los Derechos Elefantinos. Y también gracias a mis pares. Sin ustedes yo no existo.

¡Salud!”

(@) Derechos reservados, M.D.Cernadas, @2017, tal como se indica en la seccion Derechos de Autor. . @ Foto por nickbrandt.com