Plantas – Tabaco


Voiced by Amazon Polly
Spread the love

Comentarios personales a la Ficha

Fumar tabaco (de su variedad comercial Virginia, en Argentina) me llega a abombar levemente, al punto de silenciar el murmullo mental de pensamientos durante buen tiempo. Ese estado logrado con pitadas reiteradas rápidas y exhalaciones lentas, me sopora y gusta. Si lo mezclo en una pipa con rapé, su amargor me encanta, y me deja listo para irme a dormir. El cuerpo me pide acostarse. No tiene efectos enteógenos. Así hoy me armo y fumo mi cigarrillo de tabaco sin agroquímicos (y en hebras) cuando estoy tranquilo, por el mero hecho del disfrute, paseándome en la envolvente atmósfera, mientras se elevan sus moléculas etéreas tras el paso del fuego.

Con fines de purga, si tomo la infusión de tabaco en ayunas por la mañana (una cucharada cual té común), es fuerte su calor y sensación de amargor y raspaje en la garganta, como si fuese jengibre. No noté cambios fisiológicos durante esos dias de purga.

Fuente consultada Nicotiana Tabacum del Herbarium de Plantas & Hongos.

Nicotiana tabacum

Descripción: Hierba anual o cortamente perenne. Hojas alternas, ovadas, elípticas o lanceoladas, base redondeada o alada, decurrente, ápice acuminado. Inflorescencia panícula. Flores hermafroditas, actinomorfas, pentámeras, pediceladas. Cáliz cilíndrico, campanulado, con 5 costillas, segmentos desiguales. Corola cilíndrico-campanulada, pelosa, segmentos patentes, acuminados. Androceo con estambres insertos en el tubo de la corola al mismo nivel, 2 más largos sobrepasando ligeramente el borde de la garganta, 2 más cortos a nivel del borde de la garganta y 1 más corto aún. Fruto cápsula.

Distribución: originario de América Central.
http://www.gbif.org/species/2928774

Composición: las hojas de tabaco verde son ricas en glúcidos (40% almidón, pectina, celulosa, azúcares solubles), proteínas y ácidos orgánicos (15-20%). El contenido en alcaloides es muy variable (2-10%, hasta más de 15% en algunos cultivos de N. rustica). El alcaloide mayoritario es la nicotina. Aparecen además anabasina, nornicotina, derivados N-oxidados de la nicotina, N-acilnornicotinas, nicotirina, miosmina, anabaseína, anatabina, etc. La nicotina es una base fuerte, volátil, estructuralmente posee una pirrolidina y una piridina.

Empleo:

  • Medicinal: su empleo medicinal se restringe al tratamiento de la dependencia nicotínica como consecuencia del tabaquismo, se comercializa en forma de goma de mascar, parche o dispositivo transdérmico.
  • Insecticida: la nicotina también se emplea como insecticida en la lucha contra pulgones y otros insectos.
  • Cosmética: el extracto de la hoja se utiliza en cosmética como acondicionador de piel.

Nicolás Monardes. Historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales que sirven en Medicina (1565)

Toxicidad: la toxicidad inmediata se debe a la presencia de nicotina, la responsabilidad de la inducción de cánceres incumbe a los productos de la combustión, sobre todo las nitrosaminas formadas a partir de la nicotina. A largo plazo se responsabiliza a la nicotina de afecciones cardiovasculares y pulmonares, así como tumorales. Se estima que un fumador absorbe, por vía pulmonar, entre 1-3 mg de los 6-11 mg de nicotina que contiene un cigarrillo, un paquete diario da un total de 20-50 mg de nicotina. La nicotina se absorbe rápidamente por las mucosas y vía pulmonar. Actúa estimulando el SNC, a dosis altas provoca temblores y convulsiones, estimula los centros respiratorios y el centro del vómito, a dosis elevada provoca parálisis respiratoria, a nivel cardiovascular induce taquicardia, vasoconstricción y aumento de la presión arterial.

Historia: A la llegada de Colón a América el tabaco era fumado, tomado y mascado, también se utilizaba como planta medicinal y en prácticas mágico-religiosas. Se estima que era cultivada desde el 3000-2000 A.C. Desde el primer viaje de Colón se tuvieron noticias de esta planta en España.
El nombre de tabaco parecer ser que proviene de la isla Tobago donde también se tiene constancia de su descubrimiento en 1518 por el conquistador español Juan de Grijalva. Incluso hay quien considera que proviene de la ciudad de Tabasco, también descubierta en la misma expedición.
La expedición de Pedro Álvares Cabral en Brasil también encontró los indígenas usando el tabaco como planta medicinal, denominándola ‘erva-da-Índia’ o ‘erva-santa’. Se estima que fue introducido en Portugal hacia 1555, aunque en España ya llegaron las primeras semillas hacia 1518
En 1565 Nicolás Monardes, botánico español, publica la obra Historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales, recomendaba el tabaco para unas 20 dolencias. Conocida inicialmente como beleño negro peruano se empleó en Europa como medicinal. Fue sembrada por primera vez en Europa en Toledo, luego se extendió por el Viejo Mundo.
Jean Nicot, embajador francés en Lisboa, la introdujo en la corte francesa en 1560, también la recomendó a Catalina de Médicis. Se extendió rápidamente por Europa, tomada, mascada y, a partir del siglo XVII, fumada en cigarros puros o en pipas.
En el siglo XVII se plantaba y comercializaba ampliamente. Empezó a utilizarse como tranquilizante, de manera especial entre soldados en guerras. Sin embargo fue a principios de este siglo cuando comenzaron a decretarse reglamentos contra su uso por los perjuicios que ocasionaba.
En el siglo XIX, en 1880 en Virginia, se patentó una máquina para fabricar cigarillos. Comienza la época de la gran comercialización y lucro del tabaco.
En la década de 1920 se publicaron los primeros estudios sombre los perjuicios de fumar tabaco sobre la salud. Pero no fue hasta la déada de 1950 que aparecen los estudios epidemiológicos que relacionan en hábito de fumar tabaco y el cáncer.
La planta actualmente cultivada es un alotetraploide (anfidiploide) que, al parecer, se originó en el NW de Argentina a partir de dos especies: Nicotiana tometosiformis y Nicotiana sylvestris, el híbrdio es estéril pero la polipolidización permite la reproducción sexuada.